El museo lanzó tres nuevos talleres: uno sobre el Principio de Bernoulli, que explica el comportamiento de los fluidos cuando adquieren velocidad y permite entender el vuelo de los aviones; otro sobre las oscilaciones del péndulo y un tercero sobre el increíble mundo de los insectos

foto 0000000620140506164709

foto 0000000220141104173034

De esta forma, a través de experiencias lúdicas e innovadoras, el museo enriquece su oferta de acercamiento a la ciencia. Las actividades complementan la muestra estable de módulos interactivos, son gratuitas y para participar en ellas basta inscribirse al entrar.

Si alguna vez se han preguntado cómo vuelan los aviones, quieren conocer algunas de las increíbles características de los insectos o presenciar qué pasa cuando quince péndulos con distintas longitudes se mueven al mismo tiempo, no se pueden perder las tres nuevas Ciencias Asombrosas que estrenó esta semana el Museo Interactivo Mirador (MIM).

En "¿Cómo vuelan los aviones?", los participantes podrán experimentar con el principio de Bernoulli y explicar a partir de él cómo vuelan las aves, un volantín o un avión. Se realizarán variados experimentos demostrativos, por ejemplo, la acción de la presión atmosférica en una copa llena de agua o la salida de objetos disparados por un tubo rompiendo toda lógica. Este taller es para niños desde los 6 años de edad (primer año básico en adelante).

En tanto, "Oscilaciones sorprendentes", para niños desde los 6 años de edad (primer año básico en adelante), presenta el concepto de oscilación a través de divertidos experimentos con el péndulo. El visitante podrá comprender cómo nacen las ondas, y preguntarse: ¿Qué tiene que ver la vibración con el sonido? ¿Pueden las ondas sonoras salpicar agua? ¿Cómo se ve la voz en un osciloscopio? Un inesperado final que desafiará al más valiente de los asistentes: ¿podrá permanecer tranquilo ante el inquietante movimiento de un pesado péndulo cerca de su rostro?

"Pequeños, pero asombrosos", es una actividad pensada para niños de 3 a 6 años de edad, acompañados de un adulto, se centra en el maravilloso mundo de los insectos y sus características. Los niños podrán conocer cómo se desplazan, cómo se defienden, cómo ven, cómo puede cargar tanto la hormiga, cuánto puede saltar una pulga y cómo se comunican.

Estas actividades, que se ofrecerán durante cuatro meses, tienen una duración de 20 minutos y se imparten cada media hora. Para participar en ellas es necesario inscribirse en forma presencial el día de la visita, en el Mesón de Inscripciones y con el ticket de entrada.