MIM busca preservar su valor patrimonial

Una serie de arreglos a sus instalaciones buscan revitalizar este espacio como un hito en la ciudad, además de brindar una mejor experiencia para el visitante.

 

Imagen 033

El Museo Interactivo Mirador (MIM) se ha propuesto rescatar y resaltar su valor patrimonial, efectuando actualmente una serie de trabajos en sus instalaciones, en virtud de la importancia que reviste este espacio para la ciudad, y que mantienen el museo cerrado al público hasta el lunes 23 de marzo.

Los arreglos, que comenzaron el 26 de febrero, buscan cuidar este lugar tan querido por estudiantes y familias chilenas de todo el país, que tras 15 años de funcionamiento y más de 6 millones de visitas, ya evidenciaba la necesidad de invertir en remozar sus instalaciones.

También se pretende brindar al público más y mejores espacios para experimentar y optimizar la experiencia de visita para los niños, niñas y jóvenes que recorren el museo, mediante instalaciones con mejores estándares de calidad y seguridad.

Para la directora ejecutiva del MIM, Orieta Rojas, “el MIM es un hito en la ciudad y por tanto queremos destacarlo como un espacio de valor patrimonial, no sólo por su arquitectura y por lo que hacemos, que nos convierten en un lugar único, sino que también por su significado: somos una pieza fundamental de la extensión de la cultura científica en Chile. El MIM invita a la ciudadanía al encuentro con la ciencia”.

Los trabajos, que se extenderán hasta el 23 de marzo, abarcan las áreas de Exhibiciones e Instalaciones, e involucran el mantenimiento del sistema de rodamientos e hidráulico de la “Casa sísmica” y del sistema de climatización de varias salas; la pintura de distintos módulos, además de baños y muros; el pulido y mejoramiento de todo el piso del museo; la remodelación de guardarropía; la instalación de vigas de refuerzo para el piso y de una bomba y estanque de autolavado en la zona de burbujas; y el montaje de un piso especial para el Jardín Musical en el parque, que será una de las grandes sorpresas para la celebración de los 15 años.

Además de los arreglos, se incorporan nuevas exhibiciones, como el montaje temporal de la muestra itinerante “Percepción, la magia de los sentidos”, que contempla varias estaciones interactivas como “El Jardín de espejos”, “Máquina del tiempo” o “Viendo con las manos”, las que ponen a prueba de manera entretenida distintos procesos de la percepción humana.

Otra novedad es la instalación de las “Esferas de Hoberman”, enormes poliedros capaces de plegarse hasta ocupar un tamaño mucho menor que el original, las que pasarán a ser parte de la futura sala de Arte y Ciencia. También quedarán habilitados para el público los nuevos módulos de la Sala Nutrición y Vida, como por ejemplo, “El viaje de los alimentos”, donde los visitantes experimentarán en un sistema digestivo gigante las distintas etapas de la transformación de los alimentos en nuestro cuerpo, de manera atractiva, lúdica y multisensorial.

Esta es la primera vez que el museo cierra para llevar a cabo trabajos de distinta índole, que por sus características y envergadura no se podrían realizar con público. La reapertura está programada para el martes 24 de marzo.