MIM suma a nuevos Premios Nacionales 2016 a su Paseo de la Ciencia

Se incorporaron los nombres de Horacio Croxatto y Francisco Rothhammer a la escultura en su honor en emotiva ceremonia.

 

Paseo de la Ciencia 2016 Horacio Croxatto

 

Paseo de la Ciencia 2016 Francisco Rothhammer

Paseo de la Ciencia 2016 Foto grupal

 

El Paseo de la Ciencia del Museo Interactivo Mirador (MIM) inaugurado a fines de 2015, tiene ahora a dos nuevos integrantes: el Premio Nacional de Ciencias Aplicadas y Tecnológicas 2016, Horacio Croxatto; y el Premio Nacional de Ciencias Naturales 2016,  Francisco Rothhammer; quienes fueron incorporados con sus respectivas placas a la escultura de honor, en una emotiva ceremonia que contó con la presencia de una decena de anteriores galardonados.

De esta manera, este verdadero muro de la fama de la ciencia chilena suma ahora 52 placas con los nombres y años en que recibieron la distinción desde 1969 a la fecha.

Con esta iniciativa el MIM, institución que es parte de la Red de Fundaciones de la Presidencia, busca agradecer el valioso aporte de los científicos y científicas al país y al mundo, y ratificar así su compromiso de seguir despertando curiosidad por el entorno, interés por la ciencia y ser un lugar donde se inspiren los futuros y futuras premios nacionales.

“Desde que inauguramos este Paseo de la Ciencia el año pasado, nos propusimos hacer de este acto un hito anual, donde el encuentro entre los premios nacionales y los estudiantes en torno a la ciencia sea lo fundamental. Nos interesa generar un momento especial entre los protagonistas de hoy y de mañana”, asegura Orieta Rojas, Directora Ejecutiva del MIM.

En tanto, la ministra de Educación, Adriana Delpiano valoró el encuentro y destacó el rol del museo como un importante espacio de acercamiento a la ciencia.

“Este es un lugar maravilloso realmente, orgullo de todo el país, que permite acercar a los niños y familias a conocer el Cosmos, la Tierra, el mar, etc. Creo que Chile tiene condiciones para hacerlo y en eso estamos trabajando. Estoy segura que vamos a tener un mayor apoyo para la ciencia”. 

Uno de los premiados en la ocasión, el científico Horacio Croxatto, dijo sentirse “muy emocionado por lo que está pasando en este momento, no me lo esperaba realmente. Le quiero dar las gracias a este museo interactivo de ciencias por este acto”.

Por su parte, el otro Premio Nacional de Ciencias 2016, Francisco Rothhammer, dijo sentirse muy honrado con la ceremonia desarrollada en un ambiente “amigable y cariñoso. Es un gran momento”

Con la incorporación de los nombres de los nuevos galardonados, el Paseo de la Ciencia se concreta como un espacio reconocible y permanente, para que con el paso del tiempo sea fuente de inspiración, que invite a pensar, reflexionar y a darse cuenta que la ciencia en Chile tiene una historia.