¿Para qué lo hacemos?

 

¿Cómo lo hacemos?

Nuestros módulos son diseñados bajo la consigna “prohibido no tocar”, donde se invita a la persona a actuar sobre el módulo para que éste haga algo que actúe sobre el visitante, estimulando así acciones y reacciones relativamente claras y obvias, de manera que la usabilidad requiera una mínima lectura de textos para operar.