Exitosa celebración del Día de la Ciencia en el MIM

La iniciativa, que se llevó a cabo junto a Conicyt y que fue instaurada a partir de este año, busca promover la cultura científica en la ciudadanía. Un álbum con láminas coleccionables y una nueva sala dedicada a la innovación, serán estrenadas como parte de este día.

 

43354686 2000339470013731 2195150616685182976 o

Día de la ciencia en el mim portada

 

Con la presentación de la nueva sala “Espacio de la Innovación” y el lanzamiento del álbum coleccionable “Un viaje al universo de los ¿por qué?”, el Museo Interactivo Mirador (MIM) y CONICYT, a través de su Programa Explora, celebraron el primer Día Nacional de la Ciencia, la Tecnología, el Conocimiento y la Innovación, que se lleva a cabo en todo el país, el primer domingo de octubre de cada año.

La celebración fue instaurada a partir de 2018 por una iniciativa parlamentaria, mediante la cual se convoca a instituciones que aborden el quehacer científico para realizar actividades de promoción de estas disciplinas que involucren a toda la sociedad, tales como visitas a centros de investigación, ferias científicas y otras actividades. El MIM, por ejemplo, ofrece para este domingo una tarifa rebajada en 30% para sus visitantes.

Desde las 10 am, MIM y CONICYT prepararon una serie de actividades, dentro de las cuales se incluye la presentación del álbum “Un viaje al universo de los ¿por qué”, del Programa Explora, material que busca estimular el pensamiento crítico entre la comunidad, especialmente, entre los escolares, ya que está pensado para ser implementado en el aula.

Cuenta con ocho actividades, 32 páginas y 45 láminas coleccionables, además de tutoriales y guías de apoyo. Más de 100 mil ejemplares serán distribuidos entre párvulos y estudiantes de primer ciclo de educación básica. Los destacados divulgadores científicos Gabriel León, Katia Soto y el astrónomo Luis Chavarría, estarán el domingo realizando algunos experimentos del álbum con los niños que asistirán al MIM.

Por su parte, el MIM presentó “Espacio de la Innovación”, una zona permanente donde alumnos juntos a sus profesores mostrarán proyectos innovadores, de impacto científico, tecnológico y social. Ésta debutará con la presentación de dos iniciativas escolares ganadoras del premio de innovación “Los Creadores”, de la Fundación Kodea: “Creando Reinas”, proyecto que busca ayudar a los apicultores a generar nuevas colmenas. Para ello crearon una incubadora de abejas reinas (las únicas capaces de poner huevos), que controla parámetros como temperatura y humedad, logrando un ambiente ideal para el desarrollo de sus larvas.

La otra muestra se llama “Aprendiendo con la realidad virtual”, y su objetivo es mejorar la comprensión de las materias en colegios vulnerables, mediante clases más lúdicas e interactivas a un bajo costo. El proyecto funciona a partir de láminas que por un lado tienen un código QR, que proporciona información sobre alguna estructura del cuerpo humano y, al reverso, contiene otro código que al activarse muestra una imagen tridimensional sobre lo que se está estudiando. Esto permite mezclar imágenes virtuales con imágenes reales, que funcionan mediante figuras en 3D orientadas por marcadores.

En tanto, el MIM ofreció el viernes, sábado y domingo el taller “Ciencia en Cian”, especialmente ideado para la ocasión, que invita a crear y dibujar con la luz, haciendo una obra sorprendente basada en procesos químicos posibles gracias a la luz, descubriendo una técnica fotográfica del siglo XIX llamada Cianotipia. También funcionó el taller “Carretera de electrones”, en que probarán distintos materiales por donde viaja la electricidad, incluso algunos que no se ven.

En tanto, Dalia Haymann, directora ejecutiva del MIM, agregó que “estamos orgullosos de ser un espacio donde habita la curiosidad; algo clave para hacer ciencia, pero también para motivarse con ella. Los niños son científicos por naturaleza, conocen el mundo experimentando, probando; por distintas razones los adultos vamos perdiendo esa capacidad con los años, pero el MIM es una instancia para recuperarlo, porque aquí los grandes se vuelven niños; y los niños comienzan a pensar en grande”.

El doctor Mario Hamuy, presidente del Consejo de CONICYT y Premio Nacional de Ciencias Exactas 2015, explica que poder conectar el mundo de la ciencia con la gente resulta fundamental para el desarrollo del país. “Para poder incentivarlo, se requiere que la ciudadanía aprecie cómo la ciencia y la tecnología está presente en su vida diaria. Por eso este tipo de iniciativas, que establecen un puente con la comunidad, son tan relevantes: permiten no solo que las valoren, sino que además se apropien de ellas”.